NUESTRA PATRIA ES AMÉRICA

miércoles, 13 de marzo de 2013

EL MILITANTE UNIVERSITARIO - POR FACUNDO RAGGIO



Una excelente columna de un militante de toda la cancha que pone en su lugar ciertos conceptos que  a veces diferencian y ponen distancia entre la militancia territorial de la universitaria.


EL MILITANTE UNIVERSITARIO – Por Facundo Raggio
                     
Las agrupaciones se van construyendo, y consolidando sobre la marcha.
Nos encontramos con varios frentes en la construcción de una organización, pero el principal es el barrio (territorio no me gusta, suena raro, suena alejado). Ahí es donde nos encontramos en contacto directo con la gente, con las instituciones barriales, con los vecinos, con los compañeros y en muchos casos, con los amigos.

A veces escuche decir “hay que bajar a los barrios”. ¿Bajar? ¿El barrio está por debajo de qué? El barrio no está ni por debajo, ni por arriba, el barrio está a la misma altura que cualquier otro frente. Cuando decimos el “principal”, estamos queriendo decir que ahí las necesidades son las primarias, que ahí es donde muchas veces no tienen agua, luz, o comida y es por eso que debemos estar siempre para atender los problemas con más urgencia.

Por eso, es que nunca dejamos de militar en las calles, en las unidades básicas, en las sociedades de fomento, en los clubes de barrio, y hasta en los “puerta a puerta”.
Logramos generar un vínculo con el vecino, con el comerciante, y todo eso hecho a pulmón.



Muchos compañeros que militan las 24hs del día en las calles del barrio, también son estudiantes universitarios y también quieren involucrarse en la realidad política y social de su facultad.

La construcción en la universidad es, como suelen decir, un trabajo de hormiga. Una construcción lenta que, con mucha voluntad y constancia, rinde sus frutos.

El militante universitario es un actor de la política importantísimo. Es aquel que tiene la responsabilidad de marcar lo que ve mal dentro de su casa de estudios, de plantear una solución a un problema, o proponer un cambio, defiende los derechos de sus compañeros estudiantes y es el que tiene la delicada responsabilidad, como también los tienen los profesores y directivos, de mejorar la educación pública y gratuita. Todo esto, no es tarea fácil. 

Muchos prejuicios se interponen, aquellos que piensan que el militante en la universidad solo se encierra en esas cuatro paredes, muchos obstáculos aparecen, al peronismo nunca le fue fácil la construcción dentro de la universidad,  y por último, el tiempo es poco, porque no solo militamos en el barrio, sino también tenemos muchas horas de estudio, y otras responsabilidades que afrontar. Para nosotros, estos puntos que acabo de nombrar no son problemas ni cuestiones que nos van a impedir construir en la universidad de la misma manera que construimos en los barrios. 




Estamos decididos a romper con esos prejuicios, a generar una construcción del frente universitario distinta y nueva dentro del peronismo, y a encontrar un equilibrio entre la militancia y las demás responsabilidades.

Nos sentimos en el compromiso de democratizar la educación pública universitaria, y de que los 40 millones de argentinos y argentinas sepan que existen las universidades públicas y gratuitas. Paralelamente a este concepto, tenemos la obligación de que las casas de estudios del nivel universitario dejen de ser elitistas y pasen a ser más populares.

Y por último, nuestro compromiso con el barrio debe seguir siendo el mismo de siempre, logrando generar un vínculo entre los vecinos y la educación universitaria, para que estos se formen como seres instruidos, pensantes e independientes.

¡VIVA EL FRENTE UNIVERSITARIO SIMONERO!

...La Simón Bolívar

1 comentario:

  1. Brillante tu reflexión Facundo, adelante con tu empuje y garra

    ResponderEliminar